Es un nuevo día; abres los ojos y vez la luz entrar desde tu ventana e iluminar toda la habitación; te levantas de la cama e inicias la rutina de cada mañana: un desayuno rápido, una taza de café y estás listo para iniciar el día.

Es un nuevo día; abres los ojos y vez la luz entrar desde tu ventana e iluminar toda la habitación; te levantas de la cama e inicias la rutina de cada mañana: un desayuno rápido, una taza de café y estás listo para iniciar el día.

Pero, alguna vez te detienes a pensar, ¿qué pasaría si de repente, el Sol no saliera?

En la antigüedad, las civilizaciones veneraban al Sol e incluso algunas, lo consideraban un dios.

En la cultura egipcia, por ejemplo, Ra era el dios del cielo y del Sol; era dador de vida y responsable del ciclo de la muerte y la resurrección. Ellos creían que los dioses celestes, viajaban por el océano en barcos y explicaban la aparición del Sol por las mañanas, gracias a la existencia de un río subterráneo, por donde Ra atravesaba cada noche en una pequeña balsa.

Asimismo, distintas culturas mesoamericanas le dieron títulos importantes; los aztecas, eran conocidos como “el pueblo del Sol”. Ellos realizaban sacrificios, con la creencia de que el este se elevaría, solo si se consumaban estos rituales, ya que la sangre de los hombres, era su fuerza vital.

En la civilización maya, Kinich Ahau era el dios del Sol; patrono de la música, la poesía y también de la guerra. Lo representaban con orejas de jaguar, ya que, en similitud con la creencia egipcia, el Sol bajaba cada noche en forma de este gran felino, Señor del mundo subterráneo, para poder cruzar el Xibalbá (inframundo) y renacer al día siguiente.

Hoy en día, esta creencia ha ido transformándose, pero al menos en la Riviera Maya y otras zonas correspondientes a esta antigua civilización, se sigue venerando al Sol y al jaguar, y el inframundo maya continua siendo un lugar sagrado, al que solo puede entrarse tras haber recibido el permiso de un chamán.

Si visitas nuestra reserva natural, la familia #RíoSecreto te recibirá con un caluroso “Ma’alob K’iin” (buen Sol) y podrás revivir esta antigua tradición y ser bendecido a través de una ceremonia con copal, justo antes de adentrarte a las entrañas de la Tierra y descubrir el Xibalbá.

Río Secreto

Río Secreto

Reserva Natural es un sistema de cuevas semi-inundadas, un río subterráneo de extraordinaria belleza.