México se caracteriza por ser un país con una amplia biodiversidad y riqueza cultural. De ahí, que no sea ninguna sorpresa que cuente con más de 33 lugares declarados por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Aquí te contamos sobre 7 de ellos, que sin duda debes agregar a tu lista al viajar por México…

Reserva de la Biósfera de Sian Ka’an

Seguramente, durante algún viaje a Quintana Roo, habrás escuchado hablar de esta área protegida, declarada Patrimonio de la Humanidad en 1987.

Pero, ¿qué la hace tan especial? Sus increíbles paisajes, conformados por un hermoso bosque tropical, amplias playas de arena blanca, manglares, pequeñas bahías y la segunda barrera de arrecife más grande en su tipo.

No dudes en visitarla y comprobar por qué le llaman “La puerta del cielo”.

Palenque

Actualmente, se han explorado un total de 2.5 km2, de esta impresionante zona arqueológica; sin embargo, se cree que este podría ser tan solo el 2% de su extensión real y que el resto permanece aún oculta entre la selva.

Durante tu visita a este Parque Nacional, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1987, observarás un gran trabajo de construcción y algunos relieves, que cuentan parte de la mitología maya, esculpidos en sus edificios.

Chichén Itzá

Nombrado Patrimonio de la Humanidad en 1988, actualmente, es uno de los sitios arqueológicos más populares en la península de Yucatán y el mundo.

Chichén Itzá significa “boca del pozo de los itzaes”, y hace referencia al Cenote Sagrado que se encuentra dentro de esta antigua ciudad maya.

Entre sus edificaciones, sobresale el templo de Kukulkán, actualmente reconocido como una de las Siete Maravillas del Mundo, debido a la riqueza artística y científica que lo compone.

Ciudad histórica de Guanajuato

Protagonista del inicio de la independencia mexicana, la ciudad de Guanajuato se caracteriza por su acogedor aspecto colonial, cuyos edificios muestran la riqueza artística de los estilos barroco y neoclásico mexicanos.

Sus minas, como “La boca del infierno”, con más de 600 metros de profundidad, muestran la historia del primer centro minero de extracción de plata en el mundo.

Sin duda, este bien cultural inscrito en 1988, es un viaje en el tiempo, que te dejará con ganas de regresar.

Ciudad prehispánica de El Tajín

Se cree que fue la capital del imperio Totonaca y actualmente, es la urbe prehispánica más importante en la zona costera de Veracruz.

La pirámide de los nichos es considerada una obra maestra, gracias a los relieves que adornan sus columnas, así como el valor astronómico y artístico de su estructura.

Fue inscrita como Patrimonio de la Humanidad en 1992 y desde el 2002, cada año, se celebra la Cumbre Tajín, un festival cultural que busca promover la riqueza arquitectónica y cultural de esta antigua ciudad.

Santuario de ballenas El Vizcaíno

Se trata de un área natural protegida, donde su gran variedad de especies marinas, es la razón por que la que la UNESCO la declaró Patrimonio de la Humanidad en 1993.

Las lagunas costeras de Ojo de Liebre y San Ignacio, cuentan con las condiciones ideales para la reproducción de especies como la ballena gris, becerros marinos, leones marinos, elefantes marinos y ballena azul.

Sin duda, una visita obligatoria durante tu viaje a Baja California Sur.

Reserva de la biósfera mariposa monarca

Imagina más de 56 mil hectáreas de montañas boscosas, con millones de mariposas monarca volando alrededor.

Esta reserva está ubicada en el estado de Michoacán y parte del Estado de México; fue inscrita como bien natural en 2008.

Cada año, recibe a estas mariposas que migran para iniciar su etapa reproductiva, pues aquí cuentan con las condiciones necesarias para desarrollarse y aparearse. La mariposa monarca, además de ser una especie de gran belleza, se caracteriza por su resistencia y longevidad, pues llega a vivir hasta 9 meses.

¡Un espectáculo natural que todos deberían presenciar!

Fuente: https://www.animalpolitico.com/2017/02/los-33-patrimonios-la-humanidad-hacen-mexico-pais-especial/

Río Secreto

Río Secreto

Reserva Natural es un sistema de cuevas semi-inundadas, un río subterráneo de extraordinaria belleza.