Culture Wildlife

La leyenda maya del Pájaro Toh

Dentro de las leyendas mayas que envuelven la Península de Yucatán, se encuentra la de un habitante peculiar, cuyo cántico “tuuut tuut” susurra al compás de las brisas de sus selvas, guiando a todo explorador a cuevas y cenotes para entrar a un mundo subterráneo oculto.

La Leyenda.

Según leyendas mayas, el Pájaro Toh fue en algún momento un ave sumamente presumida y orgullosa, pues esta no se preocupaba ni esforzaba por cazar su propio alimento, ya que era una de las especies dentro de la realeza.

Él solía ser admirado y envidiado por otras aves gracias a su colorida y larga cola, que lo hacían ver sumamente hermoso. Eso lo volvió orgulloso.

No solía trabajar y pasaba todo el día perdiendo el tiempo o simplemente jugando con otros pájaros de la realeza. Él siempre convencía a sus compañeros que buscaran comida por él, ya que no le gustaba maltratar las plumas de su cola.

Pájaro toh

Un día, mientras estaba a punto de llegar una tormenta, se convocó a una reunión de último minuto de las aves para protegerse, cada una de ellas haría una tarea distinta.

El pájaro carpintero, el tucán, los pericos y las guacamayas estaban encargados de cortar ramas para construir un refugio; la chachalaca y el pavo de monte llevaron ramas más grandes. Los pájaros chicos se encargaron de recolectar pasto y plantas para cubrir el refugio.

Ante esto, nuestro amigo el Toh se negó a ayudarlos por ser de la realeza. Pero las otras aves le suplicaron y él, muy indignado, cedió y comenzó a trabajar.

Pájaro toh en una rama

Pronto se sintió candado y esperó a que nadie lo viera para escaparse y esconderse en las grietas de una pared. Se acostó y se dispuso a dormir. Sin embargo, no se dio cuenta de que su cola había quedado colgando sobre un camino donde los trabajadores pasaban.

Pasó el tiempo el Toh despertó y escuchó pájaros cantar, la tormenta había terminado. El Pájaro Toh voló hacia el refugio y junto con los pájaros reales, volaron a su lugar favorito para posarse en la selva. El Toh se colgó del sitio más alto para que admiraran su hermosa cola.

Pero una de las aves comenzó a reír, señalando la cola del Toh. “¡Tu cola está arruinada, seguramente la dañaste cuando trabajaste tanto como presumes!” esto provocó que poco a poco las demás aves se unieran en una misma carcajada.

Pájaro toh en una rama

El Toh se miró y vio solo dos largas varas desnudas colgando. Horrorizado, se dio cuenta de lo que había sucedido mientras dormía. Apenado, no le quedó más que reconocer su culpa, pero no podía soportar que sus amigos supieran la verdad. Su orgullo pudo más que él y se alejó volando hacia la parte más inaccesible de la selva, cavando un hoyo para esconderse.

Es según por estas leyendas mayas que hasta el día de hoy, el Pájaro Toh permanece como recluso en la selva, evita a otras aves y hace su casa en agujeros de las cuevas.

Fuentes y referencias:

https://lamenteesmaravillosa.com/la-bella-leyenda-del-pajaro-toh/

 

 

También puede gustarte...

en_USEN